perrohermoso

literatura y cannes

Consultamos qué lleva el “ceviche mixto” que se prepara en las playas de Ecuador. Un ceviche de alta calidad. Lo habíamos probado en Quito y era mucho más limonado, sin embargo, la diferencia no queda demasiado clara…

el trailer del Festité.

nos re gusta.

Soy Jose. Vivo en Prenzlauerberg con Stine. Durante un tiempo también vivió Stefan. Antes de irse nos explicó cómo encender los “hornos”, que son dos estufas a carbón de un metro setenta. Una está en mi cuarto y otra en el living. Un día vino el carbonero, trajo una tonelada de carbón y la depositó en el sótano. Cada día usamos de cuatro a seis ladrillos (depende del frío) y cada mañana lo primero que hago es abrir la puertita para ver si todavía el carbón está encendido. Agradezco saber hacer el fuego del asado y que Stine sea Boyscout.

el amor es hermoso

el amor es hermoso

tortilleo mexicano va bien con todo.

Marta tiene 69 años, es ama de casa y vive en Remedios de Escalada junto a su marido. Le gusta leer y detesta el cine español. En esta oportunidad le acercamos Horla City y otros de Fabián Casas, libro editado por Emecé que compila toda la poesía del autor desde 1990 hasta 2010. 

cuestionario perro hermoso

lina meruane 

a perro hermoso le gusta

a perro hermoso le gusta

En el Museo Histórico Alemán de Berlín.
 

El 15 de octubre de 2010 se inauguró en Berlín la muestra “Hitler und die Deutschen. Volksgemeinschaft und Verbrechen ”, la primera muestra sobre Hitler que se hizo en Alemania, a sesenta y cinco años del fin de la Segunda Guerra Mundial. La entrada cuesta seis euros y consta de un sticker verde con un dibujo del museo que te lo pegás en la ropa del lado del corazón. Después hay que hacer una hora y media de cola aprox. y se ingresa a una sala roja anaranjada y gris en la que se pueden ver fotos, videos, uniformes, objetos del régimen y su historia a través de recortes de diarios. Es imposible no ver una foto o leer una referencia sin estar rodeado de gente de todos los colores y todas las edades alrededor o delante de uno. Ese caos es tranquilizador. La muestra es un elogio a la incomodidad, donde se expone el trauma y la vergüenza nacional. La hipótesis es: Hitler no hubiera llegado al poder sin el apoyo popular. Esto echa por tierra las teorías que fundamentan el nazismo en el carisma del líder. Tampoco se habla del horror, no se hace apología del sufrimiento, no se cancela el pensamiento. 

 
 

Adolf tenía una caligrafía grande, escribía espaciado y con la letra inclinada hacia la derecha. Más que palabras parecían olas.

 

Pintaba con acuarelas casas de campo con techos destruídos, probablemente por alguna tormenta.

 

Había días que su bigote era más tupido de un lado que del otro. Supongo que cuanto más simétrico y cuadrado, más poderoso se sentía. Todo es una construcción.

 

Se sacaba fotos levantando una pierna o los brazos para que luego distribuyeran como postales. Su vida era el régimen, su fin el suicidio.

 

En una foto escolar, aparece en el medio de la fila de arriba de todo como si fuera el vértice de un triángulo, y los compañeros debajo suyo, el pueblo en la base de la pirámide. ¿De dónde proviene esa luz que ilumina su cara?

 

Durante su gobierno iba a barrios pobres y lo filmaban saludando a los chicos, quienes levantaban el brazo a 40 grados de manera oficial. ¿Quién, acaso, no iba querer saludar al Führer? Él les agarraba la mano rápido y les daba un apretón. ¿Por qué rápido? ¿Estaría urgido? ¿Le resultaría incómoda la reverencia? Le empezaría a resultar todo una locura?

 

Los niños le escribían cartas por su cumpleaños encabezadas con un “Querido tío Adolf” que adornaban con dibujos de esvásticas, como hoy se dibujan corazones.

 

Jugaban con soldaditos de plomo de las tropas hitlerianas.

 

Los grandes marcaban los mapas de Europa con flechas con marcador azul en dirección a Polonia.

 

También dividían la población por color como si estuvieran ordenando un placard. 

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

¿Fue todo una película?

¿Qué es más real, el Hitler de Chaplin o el Hitler Hitler?

¿Para convencer al pueblo sólo había que partirle las puntas a la cruz?



En el libro de visitas de la muestra los adolescentes escribían párrafos que decían más o menos lo mismo: “Para que no se vuelva a repetir”, “no hay que olvidar”. Hay que mantenerse alerto ante la obediencia. Los neonazis sólo juegan batallas imaginarias.

lectura de marina gersberg en el festival latinoamericano de poesía salida al mar

a su izquierda, malena rey, a su derecha, Josefina Saffioti 

cocina 

desayuno rápido by Piri.K 

entrevista

lola arias